Las Lecciones de vida de #StrangerThings3 Parte 2: Eleven y Max

Por Yerutí Vázquez. 

Hoy quiero hablar sobre una dinámica de sororidad y empoderamiento que nos dejó esta temporada de #StrangerThings3: Eleven y Max, o Las Mujeres Fuertes Hacen Mujeres Fuertes. 

Stranger_Things_S03E02_24m48s35693f_R

Esta relación comenzó con celos por parte de Eleven en la temporada anterior. Se aclaró después el rol de Max en el grupo de amigos y así Eleven entró en confianza. La enseñanza fue que hay que pensar dos veces antes de prejuzgar y etiquetar como rival a otra mujer.

En la temporada 3, una Eleven dolida por un malentendido amoroso con Mike acude a Max, más experimentada y socialmente hábil. Ella, si bien al principio le da consejos algo cuestionables, la acompaña en ese momento difícil y la distrae. Está ahí para ella.

En el tiempo que pasan juntas, Eleven experimenta una conexión amistosa genuina. Las chicas hacen “cosas de chicas”, se divierten y fortalecen su vínculo. Quien haya tenido esta experiencia de amistad pura en la adolescencia sabe que es algo hermoso y que te forja profundamente.

El momento en que van de compras parece algo superfluo, pero esconde el consejo más valioso que le pudo haber dado Max: que Eleven debe encontrar su propia identidad. Se prueba distintas ropas y escoge no un atuendo que diga “Mike”, no uno que diga “Hopper”, sino uno que dice “Eleven”. Más allá de la importancia de que las niñas no se dejen definir por los hombres de su vida (recordemos que Eleven viene de una vida entera de abusos por parte de su figura paterna), el mensaje puede extenderse a cualquier persona que alimenta su identidad con la validación de las personas que la rodean.

Entonces, con la ropa nueva que ella eligió, definida, reafirmada y con una autoestima que nunca antes tuvo, Eleven camina con confianza y es capaz de encarar a Mike. No lo habría logrado sin la contención y la compañía de su amiga.

De cierto modo, Max le da a entender a Eleven que ELLA TIENE SUPERPODERES y que no debería depender de la validación de nadie (menos de un hombre) y eso es algo que todas deberíamos escuchar. No tendremos poderes sobrenaturales, pero sí tenemos, al menos, poderes. Somos valiosas y somos las primeras que deberíamos decírnoslo, a nosotras mismas y a nuestras amigas.

Esta amistad verdadera, que no juzga, que no compite, que acompaña, que te levanta, que te hace ver tus cualidades y que reafirma tus fortalezas es la amistad que todas las personas debemos dar y merecemos recibir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s